Seleccionar página

El Bizcocho de canela y limón es una de las mejores formas de disfrutar de un capricho dulce casero, con sabores reconocibles, una combinación exquisita, un dulce reconfortante para cualquier ocasión. Es una receta muy fácil de preparar, obteniendo un bizcocho esponjoso.

En esta ocasión hemos utilizado un molde alargado para hacer la receta de bizcocho de canela, pero podéis hacerlo con la forma que más os apetezca, redondo, cuadrado, rectangular… esperamos que os guste.

Ingredientes (6-8 comensales)

  • 175 gramos de harina de repostería
  • 6 gramos de levadura de repostería
  • 130 gramos de azúcar
  • 100 gramos de mantequilla
  • 2 huevos
  • 50 gramos de leche
  • 1 limón
  • 1 c/p colmada de canela en polvo
  • extracto de vainilla
  • una pizca de sal.
Glaseado
  • 80 gramos de azúcar glas
  • zumo de limón natural.

Elaboración

Deja la mantequilla a temperatura ambiente para que se ablande antes de hacer la masa del bizcocho o utiliza el truco para ablandar mantequilla si no puedes esperar. Mezcla la harina y la levadura y tamízalas. Ralla la piel de limón y resérvala por un lado, exprime medio limón y reserva para hacer el glaseado.

Bate la mantequilla con el azúcar hasta obtener una mezcla cremosa, añade la leche, la piel de limón, el extracto de vainilla y la canela, mezcla bien. Pon en un cuenco los huevos y añade una pizca de sal, bate con las varillas eléctricas hasta que estén muy espumosas, deben haber triplicado su volumen.

Mezcla los huevos montados con la preparación de mantequilla y a continuación incorpora la harina tamizada poco a poco, mezclando bien hasta obtener una masa batida densa. Unta un molde de cake con mantequilla, espolvorea un poco de harina y azúcar y sacude para eliminar excesos.

Vierte la masa en el molde e introdúcelo en el horno precalentado a 180º C con calor arriba y abajo, hornea durante 30 minutos, comprueba su cocción pasado este tiempo pinchando con un palillo, éste debe salir limpio.

Minutos antes de que vayas a retirar el bizcocho del horno, prepara la glasa de azúcar, vierte zumo de limón sobre el azúcar de cucharada en cucharada, mezclando cada vez que añadas zumo para conseguir una mezcla blanquecina, algo más densa que un sirope.

Cuando retires el Bizcocho de canela y limón del horno, báñalo con la glasa de limón, deja secar y que el bizcocho se enfríe antes de desmoldar.