Seleccionar página

Hacer churros sin churrera en casa es muy fácil y tan solo necesitarás una manga pastelera. Si quieres darles su forma original, con una boquilla estrellada lo conseguirás, pero si tienes una lisa también podrás hacerlos, simplemente no tendrán su forma acanalada típica.

Ingredientes:
Pasos a seguir para hacer esta receta:
1. Pon el agua a calentar al fuego junto con la cucharadita de sal.
2. Cuando llegue a ebullición, retírala del fuego y añade de golpe la harina. Mezcla bien con una cuchara de madera deshaciendo los posibles grumos que queden para obtener una masa de churros lo más perfecta posible.
3. Cuando la masa esté totalmente lisa y sin grumos, deja que se enfríe un poquito. Luego, mete la masa en una manga pastelera con una boquilla estrellada. Puedes usar una fina o una más gruesa, dependiendo de cómo te gusten los churros.
4. Pon el litro de aceite de girasol en una olla o sartén amplia y caliéntalo a temperatura alta. Cuando esté bien caliente, baja un poco el fuego y ve incorporando los churros caseros apretando la manga pastelera para que salgan y cortando el extremo con unas tijeras.

Para que no se pegue la masa a las tijeras, mójalas en el aceite caliente.

5. También puedes hacer diferentes formas, como la típica de lazo o una rosca entera, sobre todo si los haces con una boquilla estrellada más grande. Puedes hacer primero los churros caseros encima de un papel de horno si te sientes más seguro y luego trasladarlos al aceite caliente. No pongas muchos churros a la vez, es mejor hacer pocas tandas para evitar que se peguen entre ellos.
6. Dora los churros y resérvalos en un plato con papel de cocina para que absorba el exceso de aceite. Aún en caliente, espolvorea el azúcar por encima.
7. Y si quieres un extra, sobre todo si te has decantado por hacer los churros caseros sin churrera finitos, puedes darle también una capa de chocolate. Para ello, simplemente funde 200 g de chocolate en el microondas y baña los churros en él. Deja secar en un papel de horno. Otra opción totalmente válida es preparar una ganache de chocolate negro (o ganache de chocolate blanco) y bañar los churros en ella.
8. Es preferible comer los churros pocas horas después de su elaboración, ya que si esperamos mucho se pueden poner blandos. Recubiertos de chocolate aguantan mejor de un día para otro.
Publicado por
Isabel Rescalvo, Bloguera de cocina
recetasgratis