Seleccionar página

Los scones son unos deliciosos panecillos de mantequilla muy conocidos en el Reino Unido. Los ingleses suelen comerlos a la hora del té, acompañándolos con mermelada o solos.

 

8 comensales 
30m 
Desayuno  
Dificultad baja

Ingredientes:

Pasos a seguir para hacer esta receta:
1 Tamizar los ingredientes secos todos juntos, la harina, el polvo de hornear y la sal.
2 Agregar el queso rallado y la mantequilla fría, desmenuzándola con las manos o un tenedor.
3 Incorporar el huevo y la leche amasando ligeramente para unir la masa.
4 Estirar la masa en una superficie enharinada y hacer tiras de 2 centímetros de espesor más o menos y cortar piezas pequeñas que serán los scones.
5 Colocar los scones de queso sobre una placa de hornear previamente engrasada con mantequilla y pintar los panes con yema de huevo batida.
6 Cocer en el horno precalentado a 200º durante 12 minutos aproximadamente o hasta que se doren. Disfruta de los scones de queso recién hechos con mantequilla, una mermelada casera o solos.