Seleccionar página

Rollos de Canela Caseros

Masa

500 gr de harina Candeal
1 huevo grande L
40 gr de mantequilla sin sal
50 gr de azúcar
200 ml de agua
8 gr de sal
15 gr de levadura fresca ó 5 g de seca

Relleno

160 – 180 gr de azúcar moreno
2 – 3 cdts. de canela
50 gr de mantequilla

Glaseado

130 gr de queso tipo Philadelphia
35 gr de mantequilla sin sal derretida
70 – 90 gr de azúcar glas
1/2 cdta. de esencia de vainilla
2 – 4 cds. de leche

ELABORACIÓN

Masa

  • En un baso echamos 50 gr de agua templada, añadimos 10 gr de azúcar y la levadura. Movemos bien hasta que quede totalmente disuelta la levadura. Reservamos unos 10 minutos para que la levadura se active. Sabremos si se ha activado cuando quede cubierta por espumas.
  • En un bol o recipiente echamos el resto del agua caliente, le añadimos la mantequilla y movemos bien hasta que se integre. Añadimos el azúcar restante y la sal, movemos hasta que se integren. Añadimos 50 gr de harina y con ayuda de una batidora o con una barilla batimos bien hasta que desaparezcan los brumos. Añadimos el huevo y volvemos a batir.
  • Añadimos la disolución de la levadura en el bol, añadimos el resto de harina tamizada y con la ayuda de una cuchara o paleta removemos hasta que queden todos los ingredientes bien integrados. Reservamos la masa en un recipiente tapado durante 20 minutos. Echamos la masa en la encimera y amasamos hasta que quede homogénea. Volvemos a colocar la masa en el recipiente, lo tapamos y dejamos hasta que duplique su tamaño, a una temperatura de 22º tarda una hora aproximadamente.
  • Mezclamos el azúcar morena con la canela y reservamos.
  • Sacamos la masa del recipiente y la deshinchamos con un pequeño amasado. Espolvoreamos harina sobre la encimera y la masa, y con ayuda de un rodillo la estiramos en un rectángulo de medio centímetro de grosor. Con ayuda de una brocha, untamos mantequilla derretida, sobre la superficie de la masa. A continuación cubrimos la superficie de la masa con la mezcla del azúcar moreno y la canela. Enrollamos la masa apretando bien en cada vuelta. Para que nos salga todos de la misma altura, señalamos el rodillo a cada tres centímetros y con la ayuda de hilo dental, o hilo común, vamos cortando el rodillo por las señales. Aplastamos las puntas de los rollos y se la ponemos por debajo, para que quede con más relieve.
  • En la bandeja del horno con papel de hornear colocamos los rollos con una separación entre ellos. Cubrimos con papel film y reservamos aproximadamente una hora para que aumente su tamaño.

Glaseado

  • Mezclamos el queso con la mantequilla derretida, con el azúcar glass y la esencia de vainilla. Cuando esté bien mezclado añadimos un poco de leche hasta conseguir una consistencia ligera pero con cuerpo, la cantidad de leche va a depender de la densidad del queso que se use. En mi caso he puesto cuatro cucharadas soperas de leche.

Horneado

  • Ponemos el horno a 175º con calor arriba y abajo. Horneamos durante 25 – 30 Minutos. Lo sacamos del horno y le untamos el glaseado en caliente, para que se introduzcan por los pliegues y queden más jugosos.