Seleccionar página

Desde el punto de vista nutricional, está catalogada como uno de los alimentos más completos, por su diversidad protéica, fibras vitaminas y minerales.

Debidamente hablando es un tipo de harina cuya forma de obtención se da cuando se muelen los granos enteros de soja. El  proceso para obtener el resultado, es muy delicado; ya que el producto que se obtenga, tiene que ser una harina muy fina.

Es un elemento de tonalidad amarillenta, palida con un aroma muy sutil a nueces, debido a que no posee gluten  tiene una consistencia menos elástica que las demás, pero a su vez, absorbe mayor cantidad de agua, y eso le da suavidad.

Su composición es altamente nutrida, posee vitamina A, vitamina C, vitamina D, vitamina B12, fibra, calcio, hierro, yodo, folato, glucidos. Representa por lo tanto un ingrediente realmente bueno, aporta mucha proteína y menos grasa que la carne.

Las bondades de la harina de soja, nos permite agregarla a nuestras preparaciones de repostería, además tiene mucha fibra, pero aún así el tacto que tiene en la boca no deja sabor desagradable como ocurre con algunas harinas integrales.

granos de harina de soja

Es muy recomendable, incorporar a nuestra dieta, la harina de soja,  para evitar afecciones cardiovasculares, para mejorar el desarrollo de la masa múscular, evitar la osteoporosis, prevenir trastornos menstruales y anemias.

Basicamente es utilizada por reposteros o panaderías. Pero eso no la excluye de las alacenas de las amas de casa, para espesante de las salsas, o preparar una leche de soja casera y las rebozadas.

Por otra parte el pan de soja se elabora del mismo modo que el resto de los panes, con lo cual se obtendría un pan sin gluten, rico en hidratos de carbono complejos (almidón) y contiene más grasa que el pan blanco (polisaturadas y de tipo omega-3).

los granos de la soja